Qué es el amor incondicional: dos cuentos para explicarlo

Qué es el amor incondicional: dos cuentos para explicarlo

La última lección que todos debemos aprender es el amor incondicional, el cual incluye no solo a los demás, sino también a nosotros mismos.

Elizabeth Kübler-Ross

Desde que nació Irene, he querido ser una madre consciente. Me di cuenta de que ser madre te colocaba, ante todo, en un espacio de crecimiento. Hay que ser cada día mejor persona para poder ofrecer a tu hijo/a una infancia lo más nutritiva posible. Tuve que aprender qué es el amor incondicional para construir sobre unos cimientos estables.

creciendo juntas
Irene y yo creciendo juntas.
Foto: Mahandeep Singh.

De todos estos aprendizajes y exploración nació este decálogo:

1. Ama incondicionalmente.

2. Respeta.

3. Escucha.

4. Empatiza y valida sus emociones.

5. Mira, acaricia, abraza.

6. Ten en cuenta su opinión.

7. Regala tu tiempo y tu presencia.

8. Relaciónate siempre desde la verdad.

9. Acepta tus errores y aprende a decir lo siento.

10. No la juzgues, no le castigues ni le premies.

Pero vamos a hablar más en profundidad de cada uno de ellos. En este post hablaré del amor condicional.

¿Qué es el amor incondicional?

El amor incondicional corresponde a uno de los anhelos más profundos, no sólo del niño, sino de todo ser humano.

El arte de amar, Erich Fromm
flor corazón amor incondicional
El amor incondicional es el mejor regalo que puedes dar a tu hijo.
Foto: Bruno/ Germany en Pixabay.

Sin este punto, no podemos construir el edificio de una buena crianza. Es primordial. En mi libro Nubes, en uno de los capítulos hablo de ello:

amor condicionado
El peligro del amor condicionado. Fragmento de mi libro de poemas Nubes.
Foto: Mahandeep Singh

El niño o la niña necesitan un amor sin condiciones, porque durante la infancia su vulnerabilidad es extrema, son sumamente frágiles, y el amor de sus padres es el suelo que los sostiene. Si el suelo no es estable, ¿puedes imaginarte la inseguridad de esa niña/o, el vértigo?

Pero qué es el amor incondicional: ¿es una necesidad exclusiva de la infancia? Creo que no, creo que todos necesitamos tener a alguien cerca que nos ame incondicionalmente… Porque nuestra niña/o interior siempre está ahí, reclamando ser amada.

Me preguntas qué es el amor incondicional. Te respondo que es un amor total, sin fronteras, sin límites, sin condiciones. En realidad es una cuestión de instinto de supervivencia: si hay una sola posibilidad, una sola condición para poder retirar el amor al niño/a, y por tanto abandonarlo, estamos muertos. Imagínate la zozobra que puede llegar a sentir el niño/a a quien se le pone condiciones. Es una cuestión de supervivencia. Por eso también es bueno, además de practicar el amor incondicional, expresárselo. En este artículo, Carta para un hijo, te hablo de una de las maneras de hacerlo.

Mercadear con el amor

Es nefasto mercadear con el amor, amenazar con retirarlo si nuestra hija/o no se comporta como queremos. Es nefasto porque la herida que infliges a la niña/o para conseguir que esta haga lo que tú quieras es grande. Porque logras tus objetivos gracias al miedo y no a un deseo genuino de la niña/o. Y además cercenas la libertad de la niña/o.

A veces es difícil, muchas de nosotras/os no nos damos cuenta de que estamos poniendo condiciones al amor; simplemente repetimos lo que hicieron con nosotras/os cuando éramos pequeñas. Además, es más cómodo, una forma fácil y rápida de conseguir lo que quieres. A mí me ha pasado.

Pero es importante que paremos y observemos para hacernos conscientes. Ser consciente es el primer paso para poner remedio. Una vez nos demos cuenta, cambiemos: aguántate las ganas, busca otras maneras de conseguir las cosas, sé creativa, valora la individualidad de tu hijo/a, ten mucha paciencia y acepta que no siempre te vas a salir con la tuya.

Es bueno que no te salgas con la tuya siempre. Es loable dar cabida a los demás, querer hijos/as libres para desarrollarse plenamente, para poder manifestar la salvaje belleza que encierra su alma singular.

gaviota volando libremente
Hay que darles libertad para que se desarrollen plenamente. El amor condicionado les acogota y obliga a comportarse de una manera que no es la suya.
Foto: Marcelkessler en Pixabay.

Dos cuentos para explicar qué es el amor incondicional

El niño se acercó al borde del abismo y pensó: «Mamá, ¿dónde estás?». Sus lágrimas se desbordaban y caían por las mejillas formando churretones. 

Su madre le miraba con ojos de lagarto, una mirada fría desde donde el niño podía resbalar y caer. Una mirada afilada y de acero. 

«Mamá, ¡contesta!» 

Tras su figura sepultada en una barrera infranqueable, el silencio que no deja espacio para la clemencia.

—¡Mamá! —El niño rueda y rueda por esa cascada de emociones. Ante él una oscura nada sin asideros. 

«Mamá ya no me quiere. Nadie me quiere. Estoy completamente solo.»

—Así no. Así nadie te va a querer.

El niño cae al abismo.

*****

El niño sonríe.

—Te quiero —le dice su mamá.

El niño se enfada.

—Te quiero.

El niño llora.

—Te quiero.

El niño grita.

—Te quiero.

El niño le regala un dibujo.

—Te quiero.

El niño la besa.

—Te quiero.

El niño la lía parda.

—Te quiero.

El niño está fuertemente arraigado al suelo y respira tranquilo. Tiene la libertad de poder ser quien es.

Si te ha gustado el artículo puedes suscribirte a mi newsletter para poder recibir las novedades del blog. Además te haré llegar un regalo de bienvenida, un cuento que habla sobre todas las clases de amor.

MHDK

Entradas relacionadas

Decálogo para una crianza respetuosa: mira, acaricia, abraza

Decálogo para una crianza respetuosa: mira, acaricia, abraza

La empatía como valor fundamental con nuestros hijos e hijas

La empatía como valor fundamental con nuestros hijos e hijas

Decálogo: mirar y escuchar a los demás

Decálogo: mirar y escuchar a los demás

La mesa de estación Waldorf: viviendo las fuerzas del otoño

La mesa de estación Waldorf: viviendo las fuerzas del otoño

2 Comments

  1. El amor incondicional debería de surgir de forma espontánea en el momento en que sabes que vas a ser madre e incluso antes, pero bien es cierto que «negocian» con ello para que los niños se porten bien. Creo que no son conscientes del gran error y del daño que hacen. Considero que es parte de su educación… Es triste, pero es así.

    Yo tengo muy claro que no negociaré nunca con el amor y que siempre le querré.

    Besotes.

    • Bueno, creo que en muchas ocasiones el amor incondicional no nace espontáneamente debido a los condicionamientos que tenemos del pasado. En estos casos veo muy posible aprender a amar incondicionalmente.
      Sí, se nota que quieres a tu hijo así. Es maravilloso. Cada niño querido es un adulto lleno de amor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *