Pequeños mundos: la importancia de la individualidad para construir la colectividad

Pequeños mundos: la importancia de la individualidad para construir la colectividad

Es increíble la cantidad de libros maravillosos que hay entre los álbumes ilustrados: mensajes profundos que se depositarán en el alma del niño/a y del adulto/a para madurar hasta convertirse en fruto; ilustraciones maravillosas, de gran belleza, que cumplen un papel tan importante como el mensaje… Desde que nació Primavera soy una fan absoluta de estas pequeñas joyas y hoy estreno esta sección de Reseñas con mi álbum favorito: Pequeños mundos, un libro que nos habla de la importancia de desarrollarnos como individuos únicos para así poder darnos y construir la colectividad.

En esta sección (Reseñas) te iré mostrando una selección tanto de literatura infantil como juvenil, para que nuestros hijos puedan disfrutar y enriquecer su alma (en «Iniciación a la lectura: cómo inculqué a mi hija el amor por los libros», te doy algunas ideas para despertar en ellos y ellas las ganas de leer y de que les cuenten historias), y libros que hablen de crianza y educación, todos aquellos que me han impactado y los que me han guiado en el camino de la maternidad. Pero vamos al libro que nos ocupa hoy…

Ficha del libro

Título original: Les petits mondes (Pequeños mundos)
Autora: Géraldine Collet, 2017
Ilustraciones: Sébastien Chebret
Género: álbum ilustrado
Editorial Juventud
Primera edición: 2018
Traducción: Teresa Farran i Vert

¿De qué nos habla Pequeños mundos?

El álbum nos quiere transmitir que cada uno/a debemos encontrar ese pequeño mundo que es solo nuestro, aquello que nos hace palpitar, aquello en lo que nos gusta invertir el tiempo. Y solo encontrándonos en nuestro pequeño mundo y dándole un espacio en nuestras vidas, podremos construir un mundo mejor junto a los demás. ¿No es precioso el mensaje? ¿No es pura sabiduría?

pequeños mundos riqueza interior
Encontrar esa riqueza interior que nos hace únicos.

Un mensaje profundo y lleno de verdad que, sin embargo, solo unos privilegiados son capaces de poner en práctica. A lo largo de la infancia nos dedicamos a construir nuestros pequeños mundos, poco a poco las líneas de aquello que nos satisface y nos completa como personas van perfilándose cada vez con mayor claridad hasta que tenemos claro cuál es nuestra pasión —aunque no siempre se hace gala de tal claridad—. Pero este es un proceso largo. Aunque hay niñas/os que marcan unas tendencias inequívocas desde muy pequeñas/os, lo normal es que estas se vayan dibujando lentamente a lo largo de los años.

¿Y qué pasa cuando ya tenemos perfilado nuestro pequeño mundo? Que nos olvidamos de él. La vida como adultos nos arrastra lejos de nuestros sueños y pasiones: la necesidad, el miedo, la implacable rutina, las horas abarrotadas nos hace olvidarnos de nuestro pequeño mundo…

Este álbum nos recuerda la importancia que tiene cultivar nuestros pequeños mundos. Si hacemos fértil la tierra que nos conforma, habrá espacio y disponibilidad para acoger otros mundos y construir, junto a ellos, un mundo mejor. Porque si cultivamos nuestro espacio, logramos ser felices y entonces podemos darnos y construir, en vez de destruir.

Por eso este álbum ilustrado me parece tan valioso: es un mensaje muy importante para nuestros hijos/as, pero también es un mensaje urgente para los adultos, que andamos tan perdidos en la vorágine de los días y tan desconectados de nosotros mismos.

Mi propia experiencia

Desde mi experiencia he podido constatar la verdad de este mensaje. Encontrar aquello que nos motiva y hace que nos levantemos cada mañana con ganas de comenzar un nuevo día puede cambiarnos la vida. En mi caso, este descubrimiento llegó poco a poco: primero con el nacimiento de mi hija y de mi nueva familia todo empezó a cobrar sentido, pero aún había un poso de insatisfacción. 

Fue entonces cuando volví a la escritura y esta, junto con la lectura, comenzaron a adquirir cada vez más relevancia hasta descubrir que estas eran mi pequeño mundo (la escritura y la lectura). Ahora siento una alegría genuina, una Felicidad, con mayúscula, que ha echado raíces, unas raíces fuertes difíciles de arrancar. Y desde aquí sí puedo pensar en construir y en entrar en contacto con los demás.

pequeños mundos interior lectura
En la escritura y la lectura encontré mi pequeño mundo.

Y esta Felicidad permanece, a pesar de las dificultades y los reveses que te da la vida, que a veces son duros golpes. Hay algo estable y sólido que nada ni nadie puede derribar, un núcleo de fuerza.

De verdad que merece la pena que busques eso que te hace palpitar, eso que te hace sentir tan a gusto. Y cuando lo encuentres, no lo sueltes, pelea por hacerle un espacio, con uñas y dientes. Tu vida cambiará.

Otros temas que toca Pequeños mundos

Este álbum también nos habla del valor de la diversidad. Nos muestra un lugar en que cada mundo es valioso y totalmente aceptable. Un espacio en el que toda esta diversidad convive sin problemas y es precisamente la razón por la cual más adelante podemos pensar en un proyecto común y global.

También nos habla de la importancia del ritmo: poder compaginar esos momentos de soledad e individualidad con esos otros en los que nos relacionamos y cedemos una parte de nosotros mismos. Se trata de encontrar el equilibrio para que todo funcione armoniosamente.

pequeños mundos interior paz
El valor de la diversidad.

El álbum

Pequeños mundos es un álbum que puede leerse a partir de los cinco años. En cada doble página nos va mostrando esos pequeños mundos de cada uno de los personajes hasta la doble página final en que todos se juntan para realizar algo juntos. Las ilustraciones son sencillas y muy coloridas.

La autora y el ilustrador

Géraldine Collet es autora de cuentos infantiles y profesora de francés e historia en un instituto de formación profesional. Nació en Francia y creció en Cachan y actualmente vive en Pantin. Tiene dos hijas que son su inspiración a la hora de escribir cuentos. Ha escrito, entre otros, 1, 2, 3, ¡a contar cacas!; Carlota, y El moquito…

geraldine collet autora
Géraldine Collet, autora de Pequeños Mundos.

Sébastien Chebret vive en Francia. Es ilustrador de cuentos, pero también de libros juveniles y novelas para adultos. Utiliza una gran diversidad de técnicas, desde la acuarela hasta el color digital. Es autor de una extensísima lista de libros maravillosamente ilustrados: El lobo hace huelga; Mamá robot, y Emocionarme, entre otros muchos.

Sinopsis

En cuestión de pequeños mundos… cada uno tiene el suyo… Pablo se refugia en su cabaña, Juan y Alfredo construyen máquinas fantásticas, Clara observa los planetas y las galaxias, mientras Leo observa cualquier animal… ¡En cuestión de pequeños mundos… cada uno tiene el suyo, y eso es genial!

Y si te ha gustado este artículo puedes suscribirte a mi lista de correo y recibirás todas las novedades del blog. Además recibirás, como regalo de bienvenida, un cuento en formato pdf: un cuento que habla del Amor en todas sus formas. ¡Muchas gracias!

MHDK

Entradas relacionadas

Reseña de Palabras de Caramelo, de Gonzalo Moure

Reseña de Palabras de Caramelo, de Gonzalo Moure

Reseña de Vidas secretas, de Gemma Capdevila

Reseña de Vidas secretas, de Gemma Capdevila

Reseña de Koko: salvar el planeta

Reseña de Koko: salvar el planeta

No Comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *