Decálogo: mirar y escuchar a los demás

Decálogo: mirar y escuchar a los demás

Uff, cómo nos cuesta escuchar a los demás… porque lo primero es educar; lo primero es hacerle saber lo que tiene que hacer o, en el mejor de los casos, por qué lo tiene que hacer; porque estamos cansadas, preocupadas, alteradas, distraídas, sin energía. Nos cuesta escuchar, a nuestros hijos e hijas y al resto del mundo, porque para escuchar a los demás hay que tener energía, hay que frenar, hay que deshacerse de los miedos, las inseguridades, hay que tener tiempo y disponibilidad…

Mirar y escuchar a los demás, un acto sencillo y natural

Pero nuestros hijos e hijas necesitan que las escuchen, que las miren, que las atiendan, necesitan sentir que la relación con mamá o papá no se basa siempre en el adoctrinamiento o la educación, sino en el estar, en la charla sencilla. Necesitan dejar de ser invisibles.

Este es un punto importante en mi Decálogo para una crianza consciente, junto a los demás puntos: amor incondicional, respeto

Para ello has de parar, hacerte consciente, escuchar lo que dice sin tener que dar necesariamente una respuesta, pero validando con una palabra de asentimiento o con la mirada atenta. Y olvídate de tener que dar siempre consejos, lecciones, avisos. Mírale a los ojos y escucha sin más. ¡Qué difícil!, ¿verdad? Ahí tenemos un buen tema para trabajar. Te recomiendo un libro maravilloso que versa sobre el tema: Cómo hablar para que sus hijos le escuchen y escuchar para que sus hijos le hablen.

La herida que infligimos al no mirar ni escuchar a los demás

Los niños y las niñas viven como un golpe en el alma cuando no se los escucha ni se los mira. Nunca podré olvidar la mirada trémula y acuosa de mi hija al decirme: «No me estás escuchando». Al no escuchar a los demás, al no mirarlos, estamos diciendo que no nos importan. Es un golpe muy duro para ellos.

no escuchar a los demás herida
El no escuchar o mirar inflige una herida en su corazón.
Foto: Dimitris Vetsikas, Pixabay.

Florecer

La mirada y la escucha es la lluvia que nutre a la planta, que la hace crecer y florecer. Si no somos mirados y escuchados nos marchitamos. Nuestros hijos e hijas y nosotras mismas. La mirada, la escucha, nos hace visibles, nos afirma que importamos a alguien. Las niñas y los niños necesitan este gesto por parte de su padre y su madre. Conforme vamos creciendo, hemos de sustituir la mirada y la escucha de los demás, por la nuestra propia. Yo me escucho a mí misma, yo me miro a mí misma y eso me basta. Y aunque necesitamos a los demás para subsistir, nuestro núcleo es fuerte y nos permite gozar de independencia y autonomía.

Pero te voy a contar un secreto: para que esto ocurra… o, mejor dicho, para lograr esta independencia y autonomía, facilita mucho el haber tenido una infancia en la que fuimos escuchadas y miradas. El amor nos hace indestructibles, fuertes, autónomos, libres.

Un microcuento

«Mamá mira, mamá mira…» Y tú miraste. Entonces el niño floreció y de él se desprendió el más rico de los aromas. La primavera creció en su pecho.

Escuchar a los demás les hace florecer
Florecer.
Foto: Mahandeep Singh.

Foto de portada: Alexas Fotos, Pixabay.

Y si te ha gustado este artículo, puedes suscribirte a la newsletter. Recibirás todas las novedades del blog, ofertas a los suscriptores y, como regalo, un cuento sobre el Amor en todas sus formas. ¡Muchas gracias!

MHDK

Entradas relacionadas

Decálogo para una crianza respetuosa: mira, acaricia, abraza

Decálogo para una crianza respetuosa: mira, acaricia, abraza

La empatía como valor fundamental con nuestros hijos e hijas

La empatía como valor fundamental con nuestros hijos e hijas

La mesa de estación Waldorf: viviendo las fuerzas del otoño

La mesa de estación Waldorf: viviendo las fuerzas del otoño

¿Qué significa el respeto?

¿Qué significa el respeto?

No Comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *