Reseña de El árbol generoso, de Shel Silverstein

Reseña de El árbol generoso, de Shel Silverstein

Quiero reseñar este álbum ilustrado porque considero que no es un libro para niños, sino para adultos. Y es que El árbol generoso, de Shel Silverstein, no guarda dentro de sí una micra de esperanza; es demoledor, una crítica feroz a nuestra relación con la naturaleza, y tampoco hay un atisbo de confianza en el ser humano.

Una vez más reseño un libro que nos habla de la relación del ser humano con la naturaleza, como hice con el libro de Koko, una fantasía ecológica, pero la diferencia es que aquel era un libro lleno de esperanza y confianza en el ser humano, y este que reseño hoy es un libro con un mensaje muy duro y falto de esperanza

Ficha del libro

Título original: The Giving Tree (El árbol generoso)
Autor: Shel Silverstein
Escrito en 1964
Género: álbum ilustrado
De esta edición:
Kalandraka Editora
Segunda edición: noviembre 2017
Colección Libros para soñar
Traducción: Miguel Azaola

Sinopsis

Un niño y un árbol se aman. Todos los días va a visitarlo y a jugar entre sus ramas y comer sus manzanas y el árbol es feliz. Cuando el niño se hace mayor apenas le visita, pero conforme le van surgiendo distintas necesidades, el hombre le pide y el árbol va dándose poco a poco hasta terminar siendo un tocón. Y siempre está feliz de dar.

Si te interesa adquirir El árbol generoso, de Shel Silverstein, puedes hacerlo aquí*:

*Este enlace es afiliado, ya que pertenezco al Programa de Afiliados de Casa del Libro. Los enlaces que pongo son de libros que me han impactado, por eso los reseño. Si compras a través de este enlace, me estarás apoyando. Por ello te doy las gracias de antemano.

El árbol generoso

El árbol generoso habla de la relación del hombre con la naturaleza. Ya desde niño, el ser humano se hace dueño de los frutos de la naturaleza y hace uso de ellos para su deleite. Ya desde niño apunta maneras cuando juega a ser el rey del bosque, en vez de un compañero o uno más. Pero es verdad que quizá en la infancia, sí hay una verdadera relación de amor.

arbol generoso interior

Pero el niño, que durante todo el cuento se nombra así, como niño, crece y rompe la conexión. Entonces empiezan a surgir nuevas necesidades que ya no están alienadas con la naturaleza, pero que, para obtenerlas, se sirve de ella: la necesidad de dinero, de una casa, de un barco, de un lugar donde descansar…

El niño pide y el árbol generoso le da manzanas para que las venda, ramas para construirse una casa, el tronco para construirse un barco… El árbol es feliz siempre, y esto nos habla de la naturaleza que es generosa a raudales, abierta, disponible.

El niño de El árbol generoso

El niño, cuando crece, provoca rechazo, porque en él no hay un atisbo de sentimiento. Él solo se relaciona con el árbol para pedir. Pide y toma y no hay agradecimiento, calor, afecto. En ningún momento hay consciencia.

El final del libro

El final de El árbol generoso es demoledor. Una vez más, el niño, anciano ya, pide, cuando del árbol solo queda un tocón; pide un lugar donde descansar. Y una vez más, el árbol le ofrece el tocón para que descanse y se siente feliz de poder servirle. Y fin. No hay conciencia, en el niño, de todo lo que ha perdido, de la destrucción que ha llevado a cabo a lo largo de su vida. No hay reconciliación, no hay nada. Simplemente se acaba. Es demoledor.

Shel, que también era ilustrador, ha ilustrado El árbol generoso con una estética muy sencilla, en blanco y negro. Para echar un vistazo a la página de Shel Silverstein, pincha aquí.

Si te interesa adquirir El árbol generoso, de Shel Silverstein, puedes hacerlo aquí*:

*Este enlace es afiliado, ya que pertenezco al Programa de Afiliados de Casa del Libro. Los enlaces que pongo son de libros que me han impactado, por eso los reseño. Si compras a través de este enlace, me estarás apoyando. Por ello te doy las gracias de antemano.

Y si te ha gustado este artículo, puedes suscribirte a mi boletín de noticias, donde recibirás las novedades del blog y ofertas especiales para los suscriptores. Además, por suscribirte, te regalo el cuento Te doy mi corazón, que habla de todas las formas de amor que hay.

MHDK

Entradas relacionadas

Reseña de Palabras de Caramelo, de Gonzalo Moure

Reseña de Palabras de Caramelo, de Gonzalo Moure

Reseña de Vidas secretas, de Gemma Capdevila

Reseña de Vidas secretas, de Gemma Capdevila

Reseña de Koko: salvar el planeta

Reseña de Koko: salvar el planeta

Pequeños mundos: la importancia de la individualidad para construir la colectividad

Pequeños mundos: la importancia de la individualidad para construir la colectividad

No Comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *